top of page

La apariencia de los ángeles en los iconos.

"En el principio Dios creó el cielo y la tierra" (Gn 1,1) - estas palabras comienzan la Biblia. Este cielo invisible representa el mundo de los seres incorpóreos, llamados poderes celestiales, o ángeles.


Estos seres creados por Dios, puramente espirituales, son inmortales y no están sujetos a las leyes terrenas del tiempo y el espacio ya que carecen de cuerpo material. Tienen una mente, incomparablemente superior a la mente humana y al igual que el hombre, están dotados de libre albedrío y de voluntad. El propósito de su existencia es cantar eternamente el amor de Dios y dar gloria del Creador.


La palabra ángel, usada en toda la Biblia, proviene de la palabra griega (Ευαγγελος, Evangelos) que significa el buen portador de noticias - mensajero. Este nombre refleja su misión con respecto a a Dios y a los hombres, es decir, son mensajeros de Dios, enviados a nosotros.


En la Jerarquía Celestial, según describe San Dionisio el Areopagita, existen nueve rangos o coros angélicos. Cada tres coros de ángeles constituyen un nivel jerárquico y todos ellos juntos forman la corte celestial.



Jerarquía Suprema:

Querubines Serafines Tronos

Jerarquía Media:

Dominaciones Virtudes Potestades

Jerarquía Inferior: Principados Arcángeles Ángeles


Listamos aquí los nueve rangos de la corte celestial, aun cuando para lo que nosotros nos proponemos aquí, carece de importancia, ya que no todos los rangos se representan comúnmente en los iconos.


En los iconos, su apariencia cambia en función de la misión que desempeñan. Esta viene definida por su proximidad al trono de Dios, y esta proximidad es la que determina una jerarquía natural. Los coros de ángeles superiores hacen participar a los inferiores de sus conocimientos.

Pasemos pues a describir las diferentes representaciones de los ángeles en la iconografía según esta jerarquía.




Los ángeles de la jerarquía Suprema:



El Coro de los Querubines, todo lo ven.


Son el rango angelical más alto y por tanto son los que se encuentran más cercanos a Dios, querubín significa "rebosante de sabiduría" o " plenitud de conocimiento", tienen la mayor capacidad de conocer a Dios y recibir las primicias de su luz, contemplar la divina Hermosura, acoger en sí la plenitud de dones portadores de sabiduría y compartirlos generosamente con los inferiores, conforme al plan bienhechor de la sabiduría desbordante. Se describen así debido a su cercanía con Dios, "Yahveh Sebaot que se sienta sobre los querubines."" (2 Sam 6,2).


Son los "guardianes" de Dios . El celo personal y personificado por la gloria de Dios y por su defensa. En la Biblia se habla de ellos en varias ocasiones.


El primer registro de la interacción del hombre con un estos ángeles aparece en el libro del Génesis, después de la tentación y la caída de Adán. "Y habiendo expulsado al hombre, puso delante del jardín de Edén querubines, y la llama de espada vibrante, para guardar el camino del árbol de la vida" (Gen 3:24).


Aparecen como los encargados de guardar el arca de la alianza y el propiciatorio y entre ellos habita Dios.


Dios mismo ordena a Moisés que se coloquen dos querubines sobre la bandeja de oro puro del propiciatorio. En el antiguo testamento Dios perdona los pecados del pueblo tras asperger sobre este propiciatorio la sangre era una, una victima vicaria. "Harás asimismo uno propiciatorio de oro puro, de dos codos y medio de largo y codo y medio de ancho. Harás, además, dos querubines de oro macizo; los harás en los dos extremos del propiciatorio: haz el primer querubín en un extremo y el segundo en el otro. Los querubines formarán un cuerpo con el propiciatorio, en sus dos extremos. Estarán con las alas extendidas por encima, cubriendo con ellas el propiciatorio, uno frente al otro, con las caras vueltas hacia el propiciatorio. Pondrás el propiciatorio encima del arca; y pondrás dentro del arca el Testimonio que yo te daré. Allí me encontraré contigo; desde encima del propiciatorio, de en medio de los dos querubines colocados sobre el arca del Testimonio, te comunicaré todo lo que haya de ordenarte para los israelitas." (Ex 25,17-22)


Las figuras de querubines decoraban el santuario, por el decreto de Dios mismo. Se ordenó que un par de querubines hechos con oro fueran colocados en el propiciatorio, y entre ellos el Señor habló a su pueblo (Éxodo 25: 17-22), y se tejieron figuras de querubines sobre los velos del tabernáculo. Por lo tanto, una imagen revelada de los querubines se ha transmitido a los cristianos, que todavía se usa hoy en día.


Cuando Salomón construye el templo realizan querubines como custodios del " Santo de los Santos " como los encargados de guardar de guardar el arca "Hizo en el Debir dos querubines de madera de acebuche de diez codos de altura. Un ala del querubín tenía cinco codos y la otra ala del querubín cinco codos: diez codos desde la punta de una de sus alas hasta la punta de la otra de sus alas. El segundo querubín tenía diez codos, las mismas medidas y la misma forma para los dos querubines. La altura de un querubín era de diez codos y lo mismo el segundo querubín. Colocó los querubines en medio del recinto interior; y las alas de los querubines estaban desplegadas; el ala de uno tocaba un muro y el ala del segundo querubín tocaba el otro muro, y sus alas se tocaban en medio del recinto, ala con ala. Revistió de oro los querubines. Esculpió todo en torno los muros de la Casa con grabados de escultura de querubines, palmeras, capullos abiertos, al interior y al exterior. Recubrió de oro el piso de la Casa al interior y al exterior. Hizo la puerta del Debir con batientes de madera de acebuche, y el dintel y las jambas ocupaban la quinta parte; los dos batientes eran de madera de acebuche; esculpió sobre ellos esculturas de querubines, palmas y capullos abiertos, y los revistió de oro, poniendo láminas de oro sobre los querubines y las palmeras." (1Re 6,23-32)



Representación de los querubines en los iconos


Los querubines a menudo son representados en los iconos en un rojo encendido por su proximidad con Dios, sin embargo, también se pueden representar en verdes o azules; el primero es el color del Espíritu Santo y el crecimiento espiritual, el último es el color de los reinos celestiales. Las seis alas están dispuestas de una manera particular: dos apuntando hacia abajo (cubriendo los pies), dos hacia arriba (cubriendo la cara) y dos extendidas (para volar). Se les representa a menudo como observadores múltiples con numerosos ojos en sus alas, en relación con la "efusión de sabiduría" antes mencionada revelada por su nombre.



El Coro de los Serafines, arden por Dios.


La forma, la función y la posición de los serafines se revelaron al profeta Isaías, quien los vio. "El año de la muerte del rey Ozías vi al Señor sentado en un trono excelso y elevado, y sus haldas llenaban el templo. Unos serafines se mantenían erguidos por encima de él; cada uno tenía seis alas: con un par se cubrían la faz, con otro par se cubrían los pies, y con el otro par aleteaban, Y se gritaban el uno al otro: «Santo, santo, santo, Yahveh Sebaot: llena está toda la tierra de su gloria.»." (Is 6, 1-3)


El nombre dado, serafines, es hebreo y significa "ardientes" (plural, la forma singular es serafín). Cercanos al trono de Dios, y como tales son similares a las llamas, "pues nuestro Dios es fuego devorador" (Hb 12,29); "Su trono, llamas de fuego"(Dan 7,9); "La gloria de Yahveh aparecía a la vista de los hijos de Israel como fuego devorador sobre la cumbre del monte." (Ex 24:17).


Ellos son puro fuego de amor al servicio de Dios. Ellos están incesantemente adorando, amando y alabando a la Santísima Trinidad. Ese es su oficio y en eso precisamente consiste su beatitud. De día en día, su amor se inflama sin cesar de nuevo hacia el amor supremo.


Tienen la capacidad de grabar su impronta en los subordinados prendiendo y levantando en ellos una llama y amor similares. Igualmente tienen el poder de purificar por medio de llama y de ahuyentar las tinieblas.


Los serafines, usualmente están representados en los iconos en rojo, haciendo presente esta llama. Las seis alas están dispuestas de una manera particular: dos apuntando hacia abajo (cubriendo los pies), dos hacia arriba (cubriendo la cara) y dos extendidas (para volar).


También se encuentran con frecuencia imágenes circundantes de Cristo en gloria. En ocasiones, se les muestra sosteniendo un flabelo ohagion ripidion (literalmente, "abanico sagrado") sobre el cual se encuentran las palabras "santo, santo, santo" en griego: el mismo himno tres veces santo utilizado en la descripción de Isaías de estos ángeles.



El Coro de los Tronos, ruedas brillantes.

Los tronos indican que están muy por encima de toda deficiencia terrena, como se manifiesta por su ascender hasta las cumbres; que están siempre alejados de cualquier bajeza; que han entrado por completo a vivir para siempre en la presencia de aquel que es el Altísimo realmente.



En cuanto a su aspecto curioso, esto se le reveló a Ezequiel que vio:


Una rueda sobre la tierra por las criaturas vivientes, con sus cuatro caras. La apariencia de las ruedas y su trabajo era como el color de un berilo: y los cuatro tenían una misma semejanza: y su apariencia y su trabajo era como si fuera una rueda en el centro de una rueda ... En cuanto a sus anillos, estaban tan alto que eran terribles; y sus anillos estaban llenos de ojos alrededor de ellos cuatro. (Ez 1)


Las "criaturas vivientes" descritas por Ezequiel son un tipo de ser angelical, a veces considerado como un tipo de querubín, pero comúnmente conocido en la ortodoxia como el Tetramorfo . El tetramorfo también se muestra en el icono que rodea a Cristo en la parte superior de esta publicación. En cuanto a las "ruedas", en hebreo estos son "Ophanim", otro nombre para los Tronos.


Estos seres angélicos son más raros en la iconografía que los serafines y los querubines, pero donde se muestran son generalmente el "color del berilo" (blanco, con reflejos del ya mencionado "rojo fuego"), de ojos múltiples, y con alas para denotar su rapidez; también se muestran en o alrededor de los pies de Cristo (en el icono en la parte superior de esta página se muestran alrededor de un escabel).





Los ángeles de la jerarquía intermedia:

"porque en él fueron creadas todas las cosas, en los cielos y en la tierra, las visibles y las invisibles, los Tronos, las Dominaciones, los Principados, las Potestades: todo fue creado por él y para él," (Col 1,16)


La siguiente jerarquía angélica esta compuesta por las Dominaciones, las Virtudes y las Potestades, según Dionisio el Areopagita.



El Coro de Las Dominaciones


Por su naturaleza completamente libre e irresistible están llamadas a luchar por Dios. Limpias de toda desemejanza se esfuerzan constantemente por alcanzar el verdadero dominio y fuente de todo señorío. Benignamente, y según su capacidad, reciben ellas y sus inferiores la semejanza del Señor. Participan lo más que pueden en la fuente eterna y divina de todo dominio.



El Coro de Las Virtudes


Son los ejecutores de la voluntad de Dios. aluden a la fortaleza, inquebrantable en todo obrar, al modo de Dios. Firmeza que excluye toda pereza y molicie, mientras permanezca bajo la iluminación divina que les es dada, y firmemente levanta hacia Dios. En efecto, esta firmeza llega a ser, dentro de lo posible, verdadera imagen de la Potencia de que toma forma, y hacia la cual está firmemente orientada por ser ella la fuente de toda fortaleza. Las Virtudes son las que ayudan a las personas en su obediencia, ayudan a fortalecer su fe.



El Coro de Las Potestades.


Están armoniosamente dispuestas, sin confusión, para recibir los dones de Dios. Indican, además, la naturaleza ordenada del poder celestial e intelectual. Lejos de abusar tiránicamente de sus poderes, causando daño a los inferiores, se levantan hacia Dios armoniosa e indefectiblemente; en su bondad elevan consigo los órdenes inferiores. Se parecen, dentro de lo posible, al poder que es fuente y autor de toda potestad. Son un dominio espiritual, no un poder autocrático, ayudan a las personas a dominar las tentaciones de Satanás y en la lucha contra los malos pensamientos, son ellos quienes afirman a los ascetas y los protegen.


No hay descripciones de estos ángeles en la Biblia, por lo que los artistas no los representaron en los iconos.





Los ángeles de la jerarquía inferior:



El Coro de los Principados


Los Principados hacen referencia al mando principesco que aquellos ángeles ejercen a imitación de Dios, referencia al orden sagrado, más propio para ejercer poderes de príncipes; a la capacidad de orientarse plenamente hacia el Principio que está sobre todo principio y, como príncipes, guiar a otros hacia El; poder de recibir plenamente la marca del Principio de principios y, mediante el ejercicio equitativo de sus poderes de gobierno, dar a conocer este supraesencial Principio de todo orden. Enseñan el dominio de los sentimientos, la domesticación de los deseos pecaminosos y las tentaciones, el manejo de la propia voluntad.


No hay descripciones de estos ángeles en la Biblia, por lo que los artistas no los representaron en los iconos.



Los Coros de los Árcángeles y Ángeles : los Heraldos de Dios.



Aun cuando todos estos ardientes ministros de Dios pertenecientes a la jerarquía suprema que hemos descrito anteriormente son bastante comunes en la iconografía, su apariencia no es la que nos viene inmediatamente a la mente cuando escuchamos la palabra ángel.


A todos ellos se les da en nombre de ángeles (porque todos son mensajeros), pero nosotros tendemos a pensar en un hombre alado, y esta forma proviene de lo que se nos ha revelado sobre los Arcángeles y los Ángeles que ocupan el final de la jerarquía celestial, es decir, son los más cercanos al Hombre.


Estos ángeles aparecen a lo largo de toda la historia de salvación, manifestandose a las personas bajo formas visibles a causa de su misión, para llevar los mensajes de Dios, para guiarlos, e incluso para protegerlos. A través de todas sus manifestaciones, se crea una imagen, una apariencia general de un ángel.


San Juan Damasceno dice que los ángeles "no aparecen exactamente como son a los justos y sino como Dios quiere que aparezcan". Por el contrario, aparecen bajo una forma tan diferente como pueden ver los que los contemplan " (Exposición exacta).


Arcangel Gabriel - Andrei Ruvlev

Por lo tanto, podemos decir que la imagen revelada del ángel, así como su nombre, nos habla más acerca de su papel, que sobre su naturaleza.


Siempre aparecen en las Escrituras y en los iconos como hombres jóvenes (sin barba) visibilizando la floración perpetua, el vigor de la vida inmortal, tienen a menudo con un semblante ligero y con frecuencia vistiendo túnicas blancas.


La vestimenta brillante y resplandeciente, nos habla de la semejanza divina, ya que habitan en el Cielo, donde está la Luz que no conoce el ocaso, que es la fuente de su completa iluminación.

En todas las revelaciones divinas de los ángeles, nunca se les describe como personas que tienen alas. De hecho, las representaciones de ángeles en los primeros siglos de la Iglesia los muestran como jóvenes sin alas con túnicas blancas. Sin embargo, en nuestros días es común mostrar ángeles con este atributo.


Las alas se pueden entender de la misma manera que los halos. Halos en Cristo y los Santos (y también en los ángeles) simbolizan la santidad del sujeto, una santidad que es innegablemente real.


Las alas del ángel simbolizan la rapidez en cumplir la misión que les es encomendada por Dios y la ligereza de sus alas denota que no son en absoluto seres terrenales, sino celestes. Se les suele representar portándolas levemente elevadas hacia lo sublime ya que su mirada esta fija en Dios. También nos hablan de la relación existente entre estos seres, con los querubines, los serafines y los tronos, que en la revelación divina son descritos con alas.


La apariencia Divinamente revelada de los seres celestiales se encuentra en el significado de sus nombres, así como en las descripciones que de ellos aparecen en la Sagrada Escritura. De estas fuentes bebe la iconografía para la realización de sus representaciones en los iconos .


El cabello en sus cabezas está unido por una cinta que se parece a una diadema. Los extremos de la cinta que se desarrolla en las sienes se llamaban torokaemi (тороками), o rumores, simbolizaban la escucha constante de Dios por parte de los Ángeles.


Los ángeles frecuentemente son representados en los iconos portando en sus manos diferentes objetos. Pasemos ahora a ver su significado.


La vara.


La vara es un atributo muy importante de todos los ángeles, un símbolo que nos hace presente su misión. Son mensajeros, están en camino para llevar un anuncio, una noticia cuyo origen es Dios, vienen con el poder de Dios para que esta se realice si es acogida por su receptor. De forma que es también un símbolo de poder, de autoridad. Además nos habla la santidad, la dignidad real y de dominio de quien la porta.

El globo

El globo es representado principalmente en los iconos de los arcángeles Miguel y Gabriel.

En los iconos medievales, el globo es en la mayoría de los casos representado como ligero y transparente, como una esfera de vidrio que representa la esfera celestial, el universo en el que está inscrita la letra griega "X" y/o el monograma griego IC XC.

En Rusia, existía la creencia de que, a través de la esfera, los arcángeles reconocían la voluntad de Dios.



Los incensarios y los Flabelos.

Los incensarios y los flabelos son utensilios litúrgicos utilizados en la celebración de la liturgia eucarística desde los tiempos más antiguos. Las orientaciones litúrgicas dicen que dos diáconos debían mantener los flabelos a ambos lados del altar. Los Flabelos en ruso (Рипиды / Ripidami) son una especie de abanico redondo o en forma de rombo con un mango largo. Están realizados en metal o en madera.


En algunos iconos se representan a los querubines y a los serafines portando los incensarios y Los flabelos como diáconos de la Liturgia celestial.



Labarum


Crismón

El Labarum (Ruso:Лабарум) (Griego:λάβαρον) era el estandarte utilizado por las legiones romanas. El emperador Constantino lo modificó antes de la batalla de batalla del Puente Milvio (año 312) incorporando el monograma de Jesucristo (Crismón), formado a partir de las dos primeras letras griegas de la palabra Cristo, en griego Chi (χ) y Rho (ρ), en el extremo del eje vertical y la inscripción en el mismo en la tela "Hoc Vince" con esto vencerás.


En la iconografía el Labarum en la mano del Arcángel (como en un mosaico en la iglesia de Santa Apolinaria en Classe, Ravenna, el siglo VI) significa que está dotado de poder supremo. En el Labarum, por regla general, se inscriben palabras de la glorificación: "Agios" ("santo") o el monograma de Cristo.



Las trompetas y balanzas

Las trompetas son símbolos de sonido y viento. Durante el Juicio Final, los ángeles, incluido el arcángel Miguel, son pregoneros. "Los siete Angeles de las siete trompetas se dispusieron a tocar." (Ap 8,6).


También son representados portando las balanzas del juicio.

Las herramientas de la Pasión del Señor

Una cruz, una lanza, un cuenco y un bastón con una esponja - se guardan, por regla general, por los arcángeles Miguel y Gabriel. Un ángel con una cruz en sus manos se le apareció al emperador Constantino en 312 antes de la batalla con Majencio. En la antigüedad, a menudo es representado el culto de los ángeles, la cruz y los instrumentos de la pasión, tales como los iconos en la parte posterior del Salvador del siglo XII de Novgorod.



Pokrovets

Unas pequeñas telas que cubren el cáliz y la patena, durante la liturgia del rito bizantino. Se introdujeron en la iglesia con un propósito puramente práctico. Preservan las especies eucarísticas durante la liturgia de los insectos.


Hoy en día se usan tres paños en la liturgia, Con los dos pequeños, cubren el cáliz y la patena. Tienen forma de cruz, simbolizan los pañales con los que Cristo fue envuelto.

Un tercer paño mas grande llamado "aire" o "colina" cubre los dos primeros juntos y tiene la forma de un gran cuadrilátero con una cruz bordada en el centro y pequeños ribetes en los bordes. Este paño es retirado, levantado (se exalta), de forma que oscile sobre los Santos Dones, mientras se lee el símbolo de la fe , y su oscilación se mueve el aire. Espiritualmente, la oscilación del "aire" es un signo el descenso del Espíritu Santo sobre los Santos Dones. El "aire" simboliza la piedra colocada sobre la tumba del Salvador.




Rollos desplegados y espadas


Los rollos desplegados en las manos de los ángeles nos hablan nuevamente de que son mensajeros que portan y muestran un mensaje de parte de Dios. Igualmente, es frecuente encontrar representado al ángel de la guarda portando una espada como signo de su misión de custodio.